miércoles, 29 de mayo de 2013

El hallazgo

Atravesar un sembrado de habas abandonado, y pensar en una tortilla.
Llenarse los bolsillos de un cierto regusto a felicidad.
Eso sí que es un gran hallazgo.




DSLR, 17-50 mm. f2,8 a f14 - 1/80s. ISO 200


(Si quieres ver la imagen a pantalla completa, haz click en ella y pulsa F11)

44 comentarios:

  1. Se ve una imagen muy natural. Envidia de la tortillita de habas. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que la veas así, Marco.
      Supongo que la disfrutaría, me lo imagino saboreandola.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. La naturaleza nos proporciona la mayoría de las veces cosas buenas. Es una fotografía espléndida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Balamgo.
      Me alegra que la imagen sea de tu agrado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me trae muchos recuerdos esta foto, eso que veo en su dia, era algo normal y cuando tenia la vaina en mi mano, esas habas acaban siendo un manjar de los dioses, pura naturaleza, frescor y verdor, un bonito paseo por el campo y con ganas de repetir.

    Un abrazo y cuidate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra enormemente que hayas rememorado esos recuerdos que declaras.
      Un abrazo, Bird.

      Eliminar
  4. Di que si, Emiliano, pequeños placeres, grandes hallazgos. Una luz magnifica. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas como estas, pequeñas, son las que debemos valorar. Son tan importantes !!!
      Gracias por tu aportacion.
      Un abrazo, David.

      Eliminar
  5. ... Para cualquier otra cosa, Mastercard. Me ha gustado mucho el encuadre que nos has ofrecido y ese paso suave de los verdes a los azulados del cielo, como para no llamar la atención del verdadero motivo principal de la imagen. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu interpretación, Carlos.
      Tienes la facultad de fijarte en los detalles más sutiles.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. La dicha de lo sencillo. ¡Como entiendo que tus bolsillos se llenaran de felicidad! Se nota en esa forma de tocar la rama, rozándola apenas para recoger las habas. Eso y el campo que lo arropa todo: una delicia, vaya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque yo participé (estaba presene y tomé la foto) el que realmente se llenaba los bolsillos de felicidad era mi amigo César (el retratado), pero, bueno, esa tipo de sensaciones son fáciles de contagiar.
      Gracias por tu visita y comentario, Nuria.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Bello canto a las cosas que realmente cuentan. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Ese hallazgo es todo un gran manjar... Las primeras tiernitas están exquisitas:))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ummm, qué ricas !!!
      Mi madre hace un guiso con ellas que no tiene precio (a lo mejor es porque lo hace mi madre).
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Sobre todo el regusto a felicidad...MMmhhh...así me siento así, imaginado que él soy yo.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues disfruta, Pat, disfruta.
      Me alegro que hayas atrapado ese regusto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Un camino lleno de felicidad y no solo de eso y no solo por las habas, sino por ese cielo y ese horizonte que rodean al caminante y del que no me cabe duda es imposible abstraerse.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo, Luis.
      Te fijas en el horizonte y en el cielo. Yo también creo que forman una parte muy importante de la escena.
      Gracias, como siempre, por aportar tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Estupenda composición, con el factor humano en una esquina del primer plano, un bonito cielo y una cuidada paleta de verdes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste, Jesús.
      El campo está exuberante, aunque me temo que estos verdes, al menos por mi tierra, tienen los días contados.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Nuestro espíritu recolector sigue vivo, solo falta darle la oportunidad y seguir el instinto.

    Sin duda un momento muy especial, Emiliano. En cuanto al tratamiento de la imagen, echo en falta más sombras, al suavizarlas tanto tal vez se haya perdido un poco de profundidad, pero sin ver el raw es dificil juzgar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena exterpretación, XuanRata.
      No acabo de entender lo de las sombras, yo las veo nitidamente sobre el "recolector" y sobre el verde talud situado a sus espaldas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Bonita foto con un paisaje estupendo, muy agradable imagen.
    Un saludo, Ángel

    ResponderEliminar
  14. La naturaleza, las cosas sencillas que nos proporciona se convierten en momentos de felicidad.
    Una imagen muy grata y cotidiana para mi, relaja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena interpretación, Esmeralda.
      Es estupendo que te haya producido esas sensaciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Pues no diría yo que no, y es que hablando de habas....
    Me gustan foto y texto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por participar en este hallazgo.
      Un abrazo, Alfredo.

      Eliminar
  16. Qué nítida y qué luz tiene la fotografía!. Desde el primer plano hasta el infinito. Me gusta el que hayas puesto a la persona encuadrada en un lado. Un foto realmente muy bonita, Emiliano, Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras son de agradecer, Gumer.
      Y son una gran alegría para mi.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Totalmente de acuerdo. Son pequeñas cosas y momentos los que nos aportan la verdadera y perdurable felicidad.
    Excelente toma
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O al menos unos momentos para saborearla.
      Gracias por tu aportación, Ángel.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Hay muchas pequeñas cosas que nos llenan de felicidad y la mayor parte de las veces no nos damos cuenta. Muy buena luz en la foto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tarde estaba preciosa, previamente había granizado, pero ahora las nubes tenían un aspecto amenazador pero mucho más amigable.
      Gracias por participar con tu comentario, Japy.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Muy buenas, quiero agradecerte tu comentario en blog, lo que me ha dado la oportunidad de llegar hasta aquí, así que con tu permiso me quedo echando un vistazo y amenazo con volver.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Francisco.
      Vuelve cuando quieras, siempre serás bien recibido.
      Un saludo.

      Eliminar
  20. Un magnífico recuerdo de una jornada de buena comida, amigos y familia, seguida de un buen paseo atravesando campos y alambradas.
    Un fuerte abrazo, Emiliano.

    ResponderEliminar
  21. Un magnífico recuerdo, Paco.
    Lo pasamos bien y no sé por qué no promovemos más jornadas como estas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Bello hallazgo...una composición extraordinaria.
    Los contrastes del paisaje son maravillosos.
    Buena foto compañero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Juan Víctor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. La virtud de saber disfrutar con pequeñas cosas. Tengo que aprender a distinguir un sembrado de habas abandonado.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  24. Si Roberto, una gran virtud.
    Muchas gracias por pasarte y dejar tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

SE CRÍTICO CUANDO COMENTES Y RESPETUOSO SIEMPRE.